0

No tiene artículos en su carrito de compras.

section

Alimentación para cuidarnos en invierno

Guia de la alimentación para cuidarnos en invierno.

La alimentación para cuidarnos en invierno, se basa en productos de temporada y preparaciones reconstituyentes que nos ayuden a combatir el frío.

Con platos ricos en nutrientes combatiremos el frío y reforzaremos nuestro sistema inmunológico.

La base para la buena alimentación es consumir productos de temporada. Prepararlos de forma ligera y adaptada a cada estación.

Toma nota de los ingredientes para cuidarte este invierno:

Frutas y verduras:

Siguen siendo esenciales por su aporte en vitaminas y minerales. La manzana sigue en su mejor momento y es una buena alternativa cuando tenemos ganas de picar algo. Es rica en fibra que contribuye a regular el tránsito intestinal. Características parecidas tiene la pera, al igual que la uva, rica en potasio, que nos ayuda a regular los niveles de sodio. Para fortalecer nuestro sistema inmunológico, nada como un buen aporte de vitamina C, presente en Cítricos como naranjas, limones, mandarinas, kiwis y pomelos y en hortalizas como, pimientos rojos, perejil o brócoli.

Las chirimoyas, que destacan por su dulzor y su alto aporte en vitamina A. Estas nos ayudan a mantener fuertes los dientes y los huesos, y a lucir una piel sana, gracias a sus propiedades antioxidantes. Más conocida como retinol, la vitamina A está igualmente presente en las acelgas, la escarola, las espinacas y la mayoría de verduras de hoja verde.

El aguacate aporta Vitaminas E (antioxidante) y D (que ayuda a absorber el calcio), más potasio, con su efecto diurético. Coliflor, apio, nabos, calabazas y zanahorias comparten propiedades similares. Nutrientes, fibra y poco aporte calórico.

Las legumbres:

Son otras de las preferidas de estas fechas. También nos dan una buena dosis de energía, proteínas vegetales y mucha fibra: lentejas, judías, garbanzos, soja… Todas son deliciosas y saciantes. Si las combinamos con verdura y cereales integrales, tendremos un plato de lo más completo.

Las sopas:

Son un buen aliado en la alimentación, una base de cebolla, puerro y apio, les dará sabor, además de ayudar a evitar la retención de líquidos. Partiendo de esta base podemos ir variando y añadir algas, pescado, miso, un puñado de arroz… La calabaza y la zanahoria, están buenísimas en cremas, con un poco de patata para espesar y una cebolla. Al igual que la rúcula, las espinacas o la coliflor.

Ya sabemos qué ingredientes no pueden faltar en nuestra alimentación de invierno, ahora toca mezclarlos adecuadamente y preparar con ellos apetitosos platos de cuchara. En esta época las comidas suelen ser más copiosas, por lo que recurrir a las cremas o las sopas es una buena forma de aligerarlas.

 

¡Artículos Imperdibles!